Te miro mirar

domingo, 23 de junio de 2013

CIEN TRES


Sueño con el portero comiéndose un huevo duro.
Abro los ojos y veo fábricas. Ya pasó el colectivo por mi casa, hace un rato. Me bajo para esperar el otro, el que viene en dirección contraria. Antes de terminar de bajarme lo veo irse corriendo como un mal chiste.   
Hace frío. Pateo una caja de jugo tetra-brick. La hago pasar entre dos fierros. La pateo de una punta a la otra, porque tengo frío.
Por la vereda de enfrente, la de la fábrica, pasan seis perros. Son una manada, se consultan entre ellos y al llegar a la esquina tres doblan y tres siguen de largo. Uno de los tres que doblan se queda indeciso, vuelve a indagar, pero termina doblando también.
Pasan dos hombres hablando de mujeres, hablan de mujeres pero solo nombran a ella, a una. 
Pasan todos los colectivos para el otro lado. Pateo con fuerza la caja hacia la calle. La dejo perfectamente ubicada en la mitad de la misma. El primer vehículo que pase la va a hacer reventar. 
Visualmente no será un gran espectáculo, pero el ruido, el ruido sí.

Lamento que se acerque a los lejos mi colectivo y no poder verla explotar. 

sábado, 15 de junio de 2013

TIBIA

Me desampara pensar que no busqué lo suficiente
entre las establecidas y los circulares
buscando la cara perdida
la pérdida de una cara
la una.
Me desampara estropear los poquitos
entre las almibaradas y los cajones
armando la mirada herida
la herida de una mirada
la una.
Me desampara la otra, la que ni me animo a destapar
la destapada, la del frío
la que esconde las manos bajo el cuerpo
de otro.
Me desampara pensar en que se esconde
entre las aglutinadas y los húmedos
mordiendo la uña mordida  
la mordida de una uña
la uña.
Me desampara saborear lo ya degustado, aquello
lo del medio, lo relamido
lo que circula bajo la lengua espesa
de otra.
Me desampara morir lo muerto
entre las desmerecidas y los pretextos 
enterrando la cabeza torcida
la torcida de una cabeza
la otra.

Ni lo pendiente me salva esta noche.

domingo, 12 de mayo de 2013

DETRAS DE UNA DELGADA PARED DE DURLOCK


- Se escucha todo. ¿Vamos a ser buenas ahora?
- No, vamos a hablar bajito.

lunes, 29 de abril de 2013

ESTA GUERRA DE IMAGINARIOS EN LA QUE ESTAMOS TODOS INVOLUCRADOS

"Porque quien viene de abajo y ha experimentado en su propia piel el dolor de la opresión y la exclusión, tendrá más conciencia de lo que significa esta guerra de imaginarios en la que estamos todos involucrados, así como de los desgarramientos de la dialéctica de lo propio y lo ajeno. Sabrá también que lo propio no debe encerrarse en sí mismo, sino aspirar a otro modelo de mundialización más justo y sustentable, capaz de garantizar la diversidad cultural como patrimonio común de la humanidad. El fin no es otro que reculturar el mundo, y sobre todo a quienes lo conducen. Humanizar el desarrollo y devolver a la acción cultural su carácter emancipador. Pensar la cultura como política, como acción estratégica y militante para rescatar a la humanidad del abismo en que se está precipitando".

Adolfo Colombres
de Nuevo Manual del Promotor Cultural

PRODIGISMOS


El sábado conocí a esta hermosura de mujer, que muy gentilmente nos abrió las puertas de su casa.
Recomiendo ampliamente leer su blog, helo aquí!

jueves, 18 de abril de 2013

EN EL CUADERNO

Acerca del texto de Laura:
Y ella, cuando era chica ¿sabía que en algún momento se iba a olvidar de cómo recordar el futuro?
(Ella ya se está empezando a olvidar cómo recordarlo).

CONFIESO QUE II


Una vez, pensé que Locatelli de Pavita (así me lo imaginé escrito) era el apellido de una señora muy paqueta.

miércoles, 17 de abril de 2013

OPINEMOS DE ESO

- Pasame el palo. - dice Alfredo. Con ese palo baja el interruptor para apagar el split cuando no encuentra el control.
Le paso el control remoto. Está detrás mío, sobre la mesita.
- El palo te dije. - Se enoja. No le gusta que le sepan los secretos a Alfredo.
Vuelvo a apoyar las manos sobre la mesita. Las cruzo por detrás de mi espalda. Tanteo el control de la tele, los medicamentos, la birome, el inalámbrico.
- ¿También vas a opinar de eso? - dice, como si supiera.
Los perros ladran. Es Bianca, que llega. "Bianquita linda" pienso en decirle, y en agarrarla de la nuca en el momento del beso. "Tu viejo te puso Blanca por el vermú, Bianquita. Si lo hubieras conocido te gustaría menos tu nombre, o te gustaría más".
Bianca llega transpirada. Viene corriendo desde la parada porque unos tipos. Es linda Bianca. No se lo digo, ni saco las manos de la mesita. De lejos, le sonrío.
- Siempre apurada esta piba- Alfredo dobla un repasador en cuatro y se arremanga. Su atención está puesta  en el televisor que permanece encendido en mute desde las tres de la tarde. Pasan un resumen de noticias del que poco puede entender, pero lo poco que puede entender le alcanza. Frunce el ceño, larga alguna puteada y suspira. Se acostumbra.
El más violento es el suspiro, porque lo expulsa sin resolución previa. El suspiro es como una maldición que le sale por las fosas nasales a Alfredo.
La Chueca me lame los dedos de los pies. Otra vez me olvidé de venir en zapatillas. Se toma todo el trabajo en untarlos de baba. Empieza por la uña del dedo chiquito.

lunes, 15 de abril de 2013

YO ERA MUY FELIZ Y TE CONOCI

Bueno, estaba esperando que algún acontecimiento amerite publicar esta canción.
Pero, considerando que no lo hay, y hoy es lunes, y una larga semana queda por delante, y hay que activar de alguna manera...a bailar se ha dicho.
Simplemente maravillosa esta canción.




viernes, 12 de abril de 2013

NO TANTO


Hubieron dos películas: una buena, la otra no tanto.
Hubo una discusión en el colectivo entre personas. Que al final fueron dos discusiones. Que al final no parecía una discusión, ni parecían personas las que intercedían en ella.
Hubo una pregunta que me empecé a hacer.
Hubo cansancio (mucho), hubo desesperanza.
Hubo la certeza de una certeza. Después se quedó ella, sola.
Ser más loco que el loco, ser más violento que el violento, ser más reaccionario que el reaccionario.
Estar más avivado que el vivo, estar más sacado que el sacado.

Como cuando éramos chicos y esgrimíamos sin pudor esa malísima excusa "¡pero el/ella también lo hizo!".
¿No nos damos cuenta que eso nos lo estamos haciendo a nosotros mismos?

lunes, 8 de abril de 2013

EN HAUT ET EN BAS

Il pleut - Guillaume Apollinaire

lunes, 1 de abril de 2013

Así cualquiera

Es fácil estar solo
lo difícil es estar solo de alguien.

(Septiembre 2012)

No está bien hablar por la negativa

No es codiciar el puntito rojo.
No es especular sobre la misión ajena.
No es perturbar a los antecesores.
No es decorar la oscurita.

Quizás una de las tareas más difíciles sea la de localizar al verdadero enemigo.

(Junio 2012)

Es ahora

A veces el cuello tiene dientes
Yo conozco esa sed

Digo que no tengo nada para decir
A veces lo segundo es lo primero

Yo muerdo despacio, casi rasco
Oigo que no tengo nada que escuchar.

(Junio 2012)

viernes, 29 de marzo de 2013

BIOGRAFIA CULTURAL


El albañil se llama Eduardo y lleva puesta una gorra de Racing. Tiene muchas hijas que vienen a jugar a mi  casa. Mientras él trabaja, jugamos entre los escombros a que no tenemos dónde vivir o a que nos vamos de viaje.
Pasan un corto antes de que empiece “Todos los perros van al cielo”. En el corto, dos conejitos juegan al tenis. Me duermo antes de que empiece la película.
Como no sé leer y ya quiero, miro los dibujos de Mafalda e invento lo que dicen los personajes.
Con mi hermana jugamos a entrevistarnos, a que tenemos un negocio, o a la secretaria.
Con mis amigas, jugamos a la radio y grabamos una y otra vez programas en cassettes, hasta que el cassette ya no sirve más.
Me regalan una máquina de escribir para chicos. Copio recetas, cuentos cortos y la lista del supermercado. Escribo cartas a remitentes imaginarios y reales.
Mis abuelos me llevan al Circo de Moscú.
Vamos en bicicleta a todos lados con mis papás, a veces desde Burzaco hasta Lanús.
Talan un árbol del patio porque está levantando el piso. Es un paraíso, muy lindo, con una especie de puertita en la corteza. Lloro.
Cuando voy a la casa de mis amigas juegan todos los chicos del barrio juntos. En el mío no.
En la escuela a la que voy se hace una feria a fin de año. A través de los años soy: un avestruz al que cazan, una cholita amasando pan, un diablo de Naiguatá, una pescadora de El Salvador, una niña de Parachicos, un diablo de Oruro, una mujer de clase alta panameña, una portuaria de  Barlovento.
En la escuela también, se hace la fogata de San Pedro y San Pablo. Cocinamos papas que después comemos en su cáscara, con cucharita. Le hacemos una ofrende a la Pachamama en el patio.
Me llevan a peñas donde los chicos amasamos torta frita. Me llevan a las marchas de la resistencia. Me llevan a la fiesta de la Virgen de Copacabana.
Como mi mamá trabaja en ferias artesanales, a veces la tengo que acompañar. Un artesano me regala un cuadro porque le digo que me gusta porque es violeta y rojo. Me dice que la gente se lo compra porque les  combina con el sillón.
Me llevan a ver La Tempestad al Teatro San Martín. Tocan los Cuatro Vientos en vivo, y  hasta me compran el CD.
Me llevan a una exposición de Mark Chagall. En la entrada me dan un librito en el que se estampan sellitos de cada cuadro.
Un profesor de periodismo de la escuela me recomienda empezar un  taller literario. Me anotan en un taller de la municipalidad. Me gusta, y me quedo casi seis años.
Me llevan a una exposición sobre Pablo Neruda. Como estoy empezando a escribir, me enamoro.
Cuando tengo trece o catorce años ponen teléfono en mi casa. No me acostumbro nunca a hablar mucho.
A veces, cuando salgo de la escuela, lo paso a buscar a mi papá por el trabajo y vamos a ver alguna película al Cosmos o a la Lugones.
Abro una cuenta de mail propia. Todavía no tengo Internet en casa, así que voy a cibers.
Alquilo películas sola. Películas de gente grande. Empiezo por dos de Bergman: El Silencio y Gritos y susurros.
Empiezo a vestirme con ropa de ferias americanas, de Emaús o el Ejercito de Salvación. Uso la ropa de mi abuela, de mi mamá, y de las abuelas y madres de mis amigas.
Como mi novio es fotógrafo, lo acompaño a ver exposiciones. Vamos a sacar fotos a las vías del ferrocarril o a una casa abandonada.
Con mi primer sueldo me compró un tablero porque estudio diseño gráfico.
Después, dejo diseño para hacer guión de cine, porque me gusta más.
Casi toda la música que escucho me la bajo de Internet.
Me empieza a gustar el teatro, voy más seguido a ver obras.
Voy a la cancha por primera vez porque Lanús está por ganar el campeonato.
Empiezo a estudiar francés en la Alianza Francesa. En la mediateca, se pueden alquilar muchos libros, películas y discos. A veces los saco y los fotocopio en el trabajo, o copio los discos. Muchos libros de los que hay ahí no se consiguen y están nuevos, nunca nadie los leyó. Me da tristeza.
Me entusiasmo con hacer circo, pero me dura poco.
Me abro una cuenta de Facebook, que al año cierro.
Me voy a vivir sola. Durante más de un año no tengo computadora ni televisión, solo un pequeño equipo de música. Durante ese tiempo, leo y trabajo mucho.
Pongo Internet y teléfono en mi casa. A los pocos meses me abro un blog.
Me anoto en un teatro para tomar clases de dramaturgia.
Cambio de trabajo y, como tengo más tiempo, retomo los estudios universitarios.

miércoles, 27 de marzo de 2013

ISOLISOL

Acabo de leer que la genia de Isol, quien me ha dado grandes satisfacciones musicales, ganó un premio por sus re hermosísimos dibujos.
De este espacio, la saludo y felicito públicamente.

ESTE SEÑOR

El cardiólogo dijo que...
¿Viste esta señora, Carlotto? Que hasta ahora venia masomenos bien, porque como que es más de derecha...se ocupaba de sus cosas, de buscar a sus hijos, estaba con lo suyo, no como la otra, La Bonafini, que siempre hay que escucharla decir cualquier barbaridad...pero ahora también ella desbarrancó pobrecita. ¿Sabés que dijo? Dijo que sus hijos habían sido héroes como San Martín, que gracias a ellos tenemos democracia. Ya una cosa disparatada esta señora. Que a ellos le debemos la democracia y que lucharon por todos nosotros, ya no se puede creer, quieren justificar cualquier cosa.

Me caía bastante bien este señor.

PARA LLORAR


Carta a Castelo, por Carlos Barragán

Castelo, disculpá que te escriba, que te moleste. Disculpá porque vos te moriste y yo no, y son las dos de la mañana, llegué de la radio y estoy comiéndome un puchero recalentado. A vos te encantaría el puchero, en realidad no te gustaría porque no hubo en tu vida comida que te dejara satisfecho. Pero sé que te haría feliz la idea de comerse un puchero. No quiero ponerme sentimental, viste, no es por llorón, es nomás que la gente se me acerca y me pregunta por vos, me pregunta qué harías, qué pensarías, con quiénes estarías en estos días tan intensos y arduos. Yo les digo lo que me imagino, porque tampoco puedo no imaginarte tomando decisiones y eligiendo. Lo hablé con tu hija Carla hace un rato, y los dos coincidíamos. ¿Dónde estarías? Es fácil: sólo hay que pensar dónde es imposible que estuvieras. Eras predecible, Castelo. Esta noche me calenté un poco. No como te calentabas vos con esas temperaturas solares que te conocimos, y me calenté porque nuestros adversarios no son leales, Castelo. No discuten con nosotros, no nos pelean. Se dedican a insultarnos, a degradarnos, a rebajarnos para ver si logran convertirnos en materia linchable. Hoy recordé que los militares hablaban de “elementos subversivos”, no de personas. Y esto es parecido, quieren sacarnos la humanidad, convertirnos en “elementos”. Si te digo que Bonasso nos llama carnaza y cretinos a sueldo no me lo vas a creer. Si te cuento que Lanata dice que somos unos chorros hijos de puta, mercenarios, sicarios, esbirros y etcétera, probablemente no te extrañará. Qué se yo, vos los conociste a todos: a los que ahora nos persiguen y a los que están acá poniéndole el hombro a la cosa. Hoy pusimos un disco de Luis Salinas, y eso también nos trajo tu recuerdo. En la radio estoy con los Delelisi, te acordás? Ellos también. Entonces pasamos a Salinas y cantaba El Cabra, el cantante de Gilespi. Con Gilespi siempre nos acordamos de vos, él también está en la radio, igual que Carla. Todos en la radio del Estado, Castelo. ¿Te reís? Es que se dio vuelta la torta de tal manera que tenemos un Estado que nos quiere y nosotros a él. Te lo juro. Y quienes parecían abogar por un “socialismo humanista” están pagados por ya sabés quién. Los dueños del país salvaje, Castelo. Ellos ahora vienen a ser los “estatales”, la burocracia de lo establecido. Es todo tan raro. La contracultura ahora se hace desde el gobierno, y el status quo se defiende desde supuestas voces libertarias pagadas por “privados independientes”. Te juro que te cagarías de risa.


Che, te cuento, si vieras lo que son las plazas ahora. Miles de pibes cantando y llevando banderas. Miles y miles. Pibes que militan en barrios, que se forman, que estudian, que viven haciendo política y que saben que la política puede cambiar las cosas, porque ya las cambió y las sigue cambiando. Las plazas son increíbles, Castelo. Y ahí siempre me preguntan por vos. Las mujeres. Las compañeras. Mujeres lindas, sé que esperás que te informe sobre eso. Y es que todas las mujeres en la plaza son lindas, son bravas, y muchas se acuerdan de vos. Todavía te tienen presente, y aunque saben que te moriste me piden que les dé noticias tuyas. ¿No me lo creés, no? Me ven a mí y se acuerdan de vos, y ese premio me hace bien porque me lo dejaste sin darte cuenta. Y no lo pienso largar. Cuando me preguntan por vos, les digo que estarías feliz. Furioso y feliz de poder pelearte todo el día con los tipos que nunca soportaste.Esos tipos que nacieron con la manija en la mano y para no soltarla son capaces de cualquier cosa. Y estarías furioso, porque no ví tipo más calentón en mi vida, no ví a nadie a quien la bronca le hiciera bien como te hacía a vos. A lo mejor porque sabías de que en esa bronca te salía todo lo que a vos te parecía justo y bueno. Pero las cosas, Castelo, están que arden. Todo está raro. Si te cuento que Tenembaum la acusó a Estela de apoyar la violencia armada, me vas a decir que te estoy jodiendo. Te juro que no. Estos hombres no conocen límites: ahora quieren la ruina de Estela. No les importa nada. Están locos. Yo ya no sé qué pensar. A su edad, Castelo. Estela con tantos años duros pesando sobre su espalda y ahora tiene que soportar la insolencia que el poder les presta a sus operarios más esmerados. Son tan groseros que no parecen criados en casas.

Tengo ganas de hacer pública esta carta desde el país que está vivo porque son muchos acá los que todavía piensan en vos y querrían mandarte cartas. Pero me da miedo, porque los que nos odian son capaces de usarla para insultarte, insultarme, y mancillarnos a todos lo que creemos y peleamos por esto. Ya sé que hay que resistir y dejar que putéen, pero es cansador. No te imaginás lo que están mintiendo todos los días. Todos los días y cada día. Y cada uno de sus espacios en la radio y en la tele los usan para mentir y lastimarnos y ensuciarnos. A nosotros y al gobierno, que para ellos es lo mismo porque ya no hacen diferencias: nos consideran sus enemigos y listo. Quieren hacer un gran paquete con todo y tirarnos a la basura, o capaz al río como ya hicieron. No les importa, Castelo. Echar a un gobierno y el escarnio de quienes lo apoyamos, para ellos es lo mismo. ¿Te cuento una? Putearon a un funcionario que iba con sus dos hijitos y su mujer. Posta. No me creés. Hacés bien. Pero los nenes lloraban. No te estoy jodiendo, Castelo. Antes de eso los periodistas opositores lo habían linchado, mintiendo una serie de infamias. Así lo tiraron a los leones. Destruir un país que se puso a andar les importa menos que sus negocios abusivos, sus famas, o sus carreras de éxitos huecos medidos en guita y en el minuto a minuto.

Yo ahora estoy en la tele. Es por este gobierno y por mí. Para hacer lo que pueda para que no fracase, para que no lo echen a patadas, y porque no quiero el país de antes para mis hijos. A veces dicen que soy periodista, otras conductor, otras creen que me insultan diciendo que soy apenas un tipo que te escribió guiones, y otras veces me dicen mercenario y ladrón. Ese sí es un insulto. El programa mide menos de dos puntos de rating, pero me conocen en todos lados, en todo el país. Vos ya me hablabas de eso del rating, y yo no entendía. ¿Pero sabés qué? Cuando el programa que nos dejaste en radio Mitre medía más que nunca, y le iba “bárbaro”, nos echaron de un voleo en el culo. Yo no entendí qué había pasado. Ahora entiendo que los éxitos y los fracasos son políticos, y que el rating se mide a sí mismo.

Che, Castelo, te cambio de tema: ¿te acordás de Bergoglio, el cura? Bueno, ahora es Papa. No te estoy jodiendo. Espero que eso te favorezca de alguna manera, vos que muy santo que digamos… Yo espero que si hay cielo, un Papa argentino pueda servirte de algo, y ojalá me sirva llegado el caso. Qué cagada que te moriste, viejo. Te lo digo de puro egoísta a estas horas en que mejor que un puchero sería estar fumando con vos mientras hablamos de estas cosas. Y no estoy llorando. Lloré el otro día cuando ví entrar la columna de La Cámpora, el 24 de marzo. Este país es tan trágico y hermoso, Castelo, que apenas nos conectamos con nuestra historia, cuando por un segundo comprendemos la magnitud de nuestra historia, no queda otra que llorar de alegría y de dolor. Por eso hay que desconectar y seguir con el día a día. Te cuento otra: a veces me putean por la calle. Son muchísimas más las que me besan, me abrazan, y me agradecen. Pero desde hace algunos meses unos pocos me putearon. Y con mucho odio. Ese es el éxito de Lanata: les habló a los que estaban incómodos, a los individualistas, a los que siempre creyeron que la política era para robar, y con mentiras y chistes comprados los convenció de que efectivamente todo lo que rodea a la política es corrupto. Es literalmente mierda. Y pensá que para ellos la política es “el gobierno”, porque los demás partidos lo que hacen son gestos de impotencia. Entonces esa gente está convencida de que soy un mercenario, un ladrón, un cretino a sueldo -yo y muchos-. Y eso ocurre. Es gente con un odio atávico (¿te gustó la palabra?). Son ese algo que está muy mal en nuestro país. Son ese algo que permitió primero la muerte, después la ceguera, la soledad y el desamparo. Ya sé que vos los conocés de antes, pero bueno, yo soy más nuevo, más fresco en estas cuestiones. Y todavía me sorprenden.

La verdad es que los molestamos bastante. No pudimos recuperar todo lo que se han venido llevando, pero saben que si seguimos avanzando lo van a tener que largar. Por eso están así. Porque ya tuvieron que devolver un poco de todo lo que tienen sin habérselo ganado, y porque van a tener que pagar por haber sido cómplices civiles de la dictadura. Para ser más precisos: beneficiarios y promotores de la dictadura criminal. Están los juicios, y se vienen más juicios para juzgar lo que hicieron. Es una pena que te estés perdiendo estos años. Los tipos de tu edad no dejan de repetir “yo pensé que esto no lo iba a llegar a ver nunca”. Y mientras tanto lo miran y lo disfrutan. El tironeo es formidable. El país está dividido, y de eso también nos echan la culpa. No piensan que está dividido porque hay gente que quiere el país donde manden los que organizaron cada una de nuestras matanzas, los que se repartieron las tierras, los que escribieron la historia, los que hicieron las leyes… a vos qué te voy a contar. Pero lo más gracioso es que nos piden que nos pongamos de acuerdo. Te piden que te pongas de acuerdo con un tipo que lo único que quiere es joderte: si me dejás joderte entonces somos amigos. Es así, Castelo. Ya sé que vos me lo dijiste, pero dejame que te lo cuente ahora que lo vivo en carne propia.

Bueno, a esta hora para vos recién empezó la noche. Sospecho que allá, si te tocó la parte buena, vivirás siempre en la noche. Pero para mí es muy tarde. Como antes. Disculpá de nuevo esta interferencia en tus cuestiones. Es que en los últimos días te me apareciste en un montón de cosas. Qué cagada que te moriste. Qué cagada que tenga que escribirte como a una novia. Seguramente te vas a reír de mí como antes. Y me estarás haciendo algún comentario más o menos grueso. Pero bueno, ya que te escribí como a una novia: te mando un beso. Y ya que estoy te digo que te extraño y que te quiero mucho, Castelo.

(http://www.diarioregistrado.com/sociedad/72312-carta-a-castelo.html)

martes, 19 de marzo de 2013

QUIERE ABRAZARME


¿Si fuéramos dos malas personas, si fuéramos horribles?
Peor
¿Si fuéramos los adecuados?
¡Ay, cuanto miedo podría tener yo!
Pero él lo dijo:
quiere abrazarme.

domingo, 17 de marzo de 2013

PACHANGA


Paquidermo
Presunción
Patético
Primavera
Popurrí
Procrastinación
Ponderar
Púrpura
Portugal
Perfusión
Periférico
Peste
Peliagudo
Palidez
Proletario
Párpado
Pereza
Pólipo
Profugo
Plural
Pestaña
Pulular
Pensamiento
Peltre
Polvo
Paprika
Polenta
Prístino
Porquería
Parámetros
Papanatas
Pizca
Pulcro
Penca
Primor
Peau
Patrimonio
Placer
Piltrafa
Puerperio
Peldaño
Permanecer
Privilegio
Piantado
Pionono
Postrimería
Passant
Pija
Polución
Pánico
Prótesis
Política
Proverbio
Paladar
Palestina
Paparruchada
Pecas

miércoles, 13 de marzo de 2013

AUTOBIOGRAFICO


Me despierto sobresaltada. En el sueño, mi anterior barrio, en Burzaco. Un auto blanco deportivo muy rápido y furioso. Lo vemos pasar y comento con las gentes lo loco que está el conductor, mientras lo vemos gambetear coches en la lejanía, cual video game. En una maniobra ídem, pega la vuelta. Sorpresiva, nos estremece. No hay tiempo para pensar, mucho menos para escapar. En un segundo, me atropella. Vuelo por los aires.

Mañana ambivalente. Primera clase de la materia a la que me inscribí porque no me gustaba el nombre. Los primeros veinte minutos pienso –del profesor- que que tipo pedante. Pasan veinte más y me parece genial.  Hay gente que necesita ser agresiva para presentarse. Habla de ciencia y tecnología. Cuenta anécdotas. Claramente, eso le suma puntos a favor. Utiliza mucho la muletilla “zona gris”. Habla de una situación hipotética en una morgue y me obliga a anotar en mi cuaderno la frase “vamos a divertirnos un rato, a empezar a cortar nucas”.

Mi amiga Ceci me manda un mensaje de texto. Está en Mar del Plata con Taty Almeida yendo a un juicio por crímenes de lesa humanidad. Le respondo que le mande un beso, que que grande Taty. Que grande Ceci.

Dos veces desayuno. El frío está hermoso. Me subo el cuello de la campera y llego al trabajo cantando “que he sacado con quererte ay ay ay”. También lo pienso.

Llamo a un paciente. La señora se sienta. Me dice “habemus papa”, me pasa la orden y la credencial. Como trabajé dos años y medio en otro sanatorio, pero de monjas, ni me inmuto. Habemus papa, dios te bendiga, él es la salvación, todo lo interpreto como un hola qué tal. Así que digo, “hola ¿qué tal?” y la ingreso en el sistema. Termino, y la señora se va sin decir nada.
Llamo a un paciente. Se sienta ella:
- Bergoglio.
La miro.
- Bergoglio - repite - No lo puedo creer, Bergoglio es papa.
Me río. Nerviosa. Por segundos no se me escapa un “¿vos me estás jodiendo?”. Ella comparte:
- Menos mal que no soy católica. Mi hermana debe estar como loca.
Pienso “tengo que llamar a mi mamá”. Le digo:
- En cualquier momento me llama mi mamá.
- Yo le acabo de mandar un mensaje a mi hija. – me responde.
Nos miramos, anonadadas. También agradecidas. De habernos cruzado entre nosotras.
-Es que –intento- no les interesa cambiar.
¿Qué estoy diciendo?
- A la iglesia no le interesa avanzar.
- Avanzar no, ¿pero retroceder así?
Me mira sin saber qué responderme. Ingenua. Estúpida. Las malas noticias me ponen ingenua.
Ella se va. Me deja sola.

En su oficina, la supervisora habla por teléfono.
- ¡No llores! – exclama al del otro lado.
Una compañera dice que “tenemos papa”
Otra le responde que “no tenemos papa, el papa es de todos”.
La primera esgrime que es distinto porque “este es argentino, es nuestro”.
Otra se le ríe “¡pero si vos no sos católica, sos evangelista!”.
Dejo de oír.

La supervisora le explica al supervisor:
- La llame a mi mamá porque ella sabe de estas cosas. ¡Estaba llorando pobre! Porque dice que Cristina lo odia a este tipo. ¡Se emocionó!
Estas son las situaciones en las que una no sabe qué pensar. Estúpida. Ingenua.
Parada junto al marco de la puerta, me desasna:
- Estaba contenta, pobre.

Más tarde, otros dos repiten el comentario.
- Se deben querer morir porque este tipo siempre critica a los K y están enfrentados con él.
- Si, pero no jodamos, que esta gente es terrible. Mientras no armen un golpe de estado, no te olvides…
- Le van a hacer la vida imposible.
(¿Le van?)
- Igual me emociona. Mirá! Ya está con el disfraz.

Antes de irme, paso por el costado de uno de los carritos de limpieza. Las chicas comentan. “Yo no sé en qué asunto estuvo él, pero parece que ella ya salió a dar un discurso y le dio palos”.
Escuchan, mientras limpian, “Pero me acuerdo de ti”, de Christina Aguilera.

viernes, 8 de marzo de 2013

HAGAMOS UNA RONDA


Hagamos una ronda
de las que ya no existen.
Hagámosla.
Una ronda
linda.
Como las mujeres cuando están todas juntas.

 (Junio 2012)

Felíz día para todas.

martes, 5 de marzo de 2013

PERDONAR Y ABANDONAR

Yo no sé si estaré muy influenciada por la fecha que se aproxima, si cualquier texto que me conmueve me hace pensar en el tema, o si relaciono cosas irrelacionables. 

Lo cierto, lo que siento, es instantáneo e inalterable.

Este texto que habla del amor, de qué es el amor, del odio, del hasta cuándo, de los límites, de las apariencias, de obedecer y de controlar, de simular, de la confusión y del vacío, de secretos, del destino. Este texto que habla de la identidad y de la identidad y de la identidad.
Este texto me explicó lo que nunca me había preguntado, no de esa manera, pero siempre me hacía  reflexionar, leer la postura de uno y de otro lado.

Los testimonios de los nietos recuperados suelen ser muy contundentes. Hasta el más férreo opositor termina reconociendo que siempre es mejor saber quién se es. Sin embargo, es difícil analizar estas cuestiones. Muchas historias y muchas personas de por medio. Siempre sobrevuela, de alguna parte, un sentimiento conciliatorio que no concilia: "dejenlos en paz", "para qué quieren saber la verdad", "así están mejor".

Este texto, del año 1971, de Clarice Lispector, dice a viva voz "no, así no están mejor, así no estamos mejor, así no". No habrá sido escrito en conmemoración de todas las personas que todavía no conocen su verdadera identidad, pero es revelador.




Revelación de un mundo, Clarice Lispector.

DE, PARA


De Hugo se van a decir muchas pavadas, tantas o más de las que se dijeron de Néstor.
Yo le dedico mi revuelto de zapallitos, a él que tantas revueltas armó y tantas conciencias alimentó.
  

martes, 26 de febrero de 2013

- LA SED ES LA GRACIA, PERO, LAS AGUAS SON UNA BELLEZA OSCURA -


Clarice Lispector, Revelación de un mundo.

NO TANTAS VECES, SINO TANTO



 Clarice Lispector, Revelación de un mundo.

miércoles, 20 de febrero de 2013

SABER LEER



Monseñor Antonio José Plaza

Fundador del Instituto Superior del Profesorado "JUAN N. TERRERO", el 4 de febrero de 1959.
Figura destacada por 30 años de la última parte de su vida como titular de la sede arquidiocesana platense (1955 - 1987) y antes por espacio de otros 27 años (1923 - 1950) en el Seminario Platense, primero formándose y luego como profesor, hasta que en 1950 lo eligió el Papa como Obispo de Azul, primero como auxiliar y coadjutor y luego como titular, hasta su elevación a Arzobispo Platense.

Reseñar, aún sintéticamente, la actuación del Arzobispo sería extensísimo. Redujo la Arquidiócesis Platense, pues abarcaba todo el este de la Provincia de Buenos Aires hasta el sur y todo el conurbano conocido como Gran Buenos Aires, siendo 43 partidos en total, resultando las diócesis de Lomas de Zamora, Morón, San Isidro y Mar del Plata en 1957; Avellaneda y San Martín, en 1961; San Justo en 1969; Zárate-Campana y Quilmes, en 1976; Chascomús, en 1980.

Mons. Antonio José Plaza intervino en la obtención de la libertad de enseñanza como Presidente de la Comisión Episcopal de Educación, tanto en campañas y reuniones, como con intervenciones directas ante gobernantes de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires. Con todo ello logró, específicamente del Gobierno del Presidente Dr. Arturo Frondizi, la reglamentación del Art. 28 de las Universidades Privadas, en 1959; la aprobación de la enseñanza de la moral religiosa en el orden nacional, en 1960; el Decreto 11.179 sobre la enseñanza privada, en 1960; y en el orden provincial, el Decreto de reconocimiento de la enseñanza no oficial, en 1960. En otras oportunidades -principalmente entre 1972 y 1974- en que parecía peligrar todo lo obtenido, publicó varias Declaraciones de la Comisión Episcopal.
En el plano arquidiocesano, en el rubro de la educación, veló por el Consejo de Educación Católica, designando sucesivas Comisiones a través de los años, y bendiciendo su nueva sede en 1979. Creó la Junta Regional de Educación Católica, en 1963. Erigió la Universidad Católica de La Plata en 1963, inaugurándola en 1964 y obteniendo su reconocimiento en 1968 y la aprobación definitiva en 1971. En el nivel terciario erigió varios Institutos del Profesorado, además del "Terrero". Durante su gobierno alentó la fundación de más de cincuenta colegios secundarios, primarios y preprimarios.
Erigió 79 parroquias, 10 Vicarias y 2 Vicarias Foráneas. Instaló monasterios y casas religiosas y modernizó los Seminarios Platenses.


Monseñor Antonio José Plaza

Arzobispo de La Plata
Monseñor Plaza fue un activo colaborador de las fuerzas represivas durante la dictadura militar. Usó su posición de la Iglesia para entregar a decenas de personas a las Fuerzas de Seguridad que aún permanecen "desaparecidas", entre ellas a su propio sobrino, José María Plaza quien luego fue visto en la ESMA.

Monseñor Antonio Plaza fue designado capellán mayor de la Policía de la Provincia de Buenos Aires el 11 de noviembre de 1976, siendo jefe de la institución el entonces coronel Ramón Camps, uno de lo más sádicos represores. Como capellán, visitó centros clandestinos de detención, donde albergaban a los "desaparecidos", junto con el coronel Camps. Por ejemplo, el ex-desaparecido Eduardo Schaposnik, lo vio a Plaza con Camps en el centro clandestino ubicado en la división de infantería de la policía de la Provincia de Buenos Aires. Continuó como capellán, recibiendo el suelo más alto disponible en la policía y disponiendo de un chofer, hasta que fue destituido por el gobierno democrático en 1983.

Monseñor Plaza dio su apoyo a las leyes de impunidad en Argentina. Al referirse a la ley de autoamnistía, dictada por el último presidente de facto Reynaldo Bignone, y a la que calificó de "evangélica", dijo: "las leyes de amnistía en toda la tradición del mundo, nunca fueron cosa mala, es algo que aquieta los espíritus. Esto no debe tornarse para nosotros como los encuentros de Nuremberg, para ir a buscar y matar gente, cometiendo un montón de irregularidades y llevarse al pobre Eichmann..." (La Voz, Buenos Aires, 19 de agosto de 1983) Denunció al juicio contra la junta militar caracterizándolo así: "...es una revancha de la subversión y una porquería. Se trata de un Nüremberg al revés, en el cual los criminales están juzgando a los que vencieron al terrorismo..."

En 1984 fue denunciado por delitos de encubrimiento de torturas, privación ilegal de la libertad y violación de los deberes de funcionario publico.

El nombre del Monseñor Plaza apareció como uno de los 15 sacerdotes denunciados como represores en la lista de la CONADEP. Plaza no protestó su inclusión, ya que nunca negó su conexión con las fuerzas de la represión.

Falleció en 1987.

Dice la página del Diario El País.

Sábado, 21 de Mayo de 1977

Monseñor Antonio José Plaza

El arzobispo de La Plata y capellán general de la policía de Buenos Aires, ha publicado una pastoral en la que advierte a los jóvenes, que no se dejen atraer por los cantos de sirenas de algunos subversivos, que incluso obligan a sus adeptos a tomar una píldora para darse muerte en el momento que son descubiertos. «Y mientras ellos -los dirigentes de la subversión- ya están en plena fuga rumbo a Madrid, Barcelona, Roma, o donde les tenga el demonio.»

EL MISMO NOMBRE

El ropero, como le decía mamá, tenía tres puertas con espejos. Una grande, en el medio, y dos más angostas a los costados. Un ropero antiguo como ese, inspiraba una especie de respeto.
Si me paraba frente a la puerta del espejo grande, podía casi envolverme abriendo las dos más chiquitas. Quedaba encerrada en un triángulo de espejos. Un caleidoscopio humano. Con la extraña acústica de ese hueco, mi voz no parecía pertenecerme.
Ver a mis yos repetirse indefinidamente me encantaba. Digo me encantaba, generaba un hechizo del cual no podía desprenderme.
Mamá y mi hermana decían que que vanidosa, que como me gustaba mirarme.
Yo hablaba con cada una de ellas, de las del espejo, a todas les decía algo por separado. Porque todas eran alguna, bajo el mismo nombre: Apeticadas.

Yo era más inteligente que ahora. Sabía que dentro mío convivían muchas.

CECI

A los tres años, la elegí como mejor amiga.
La elegí porque, desde el principio, nos reíamos mucho juntas.
Teníamos grandes ataques de risa, por los cuales nos echaban de la salita, en jardín de infantes, o del aula, durante la escuela primaria.
Nos querían calmar, pero nunca lo lograron.


EL COLOR DEL MAR

Le dije a la vendedora que siempre usaba esos aburridos, negros, sin nada. Que quería cambiar. Le dije así, sin nada. Como si un moño o un strass lo fueran todo. Le pedí el de la vidriera, el del moño amarillo. No, ese no le quedaba. Me conformé con el mismo modelo en BEIGE, un color que con su nombre ya nos dice todo (amo la lengua francesa, pero con esta palabra se esmeraron muy poco).
Ya dentro del probador, apreciaba como el BEIGE inundaba todo mi ser. Se amalgamaba a mis tetas, las deprimía. Y no solo eso, sino que las separaba en dos montoncitos irreconciliables de carne venosa. Entonces, ella entra, triunfante. Asoma su carita entusiasmada y proclama "Mirá que divino color, CORAL". Que nombre. Igual me gusta. Es color CORAL, es de color, es grande, digo, ocupa mucho espacio visual, es exagerado, es rimbombante. Igual me gusta.
Me lo pruebo y me queda bien, realmente. Nunca tuve un corpiño así, tan de mujer. Con ese color, y tiene cositas de las cuales no sé el nombre, encaje o algo así, como distintas capas de piel, o escamas, tiene algo de pez. Y claro, es CORAL, parecido al salmón, tiene todo de mar, que tonta soy. Tiene algo de sirena, de mujer fatal, de disfraz.
Y entonces aparece esa sensación. Como aquella vez que tuve el helado con chocolate en la playa que siempre había querido. Esa angustia.
De repente, me siento indigna de este corpiño. Indigna de él o de la situación. Siento que no me pertenece. O que no nos pertenecemos. Que nuestros caminos nunca se tendrían que haber cruzado. Que no tiene nada que ver conmigo. Que lo quería, pero no de esta manera. Que si lo busqué es por algo. Que quería encontrarlo, no buscarlo.
Aquella vez. Quizás asumí que si nunca me tocó helado bañado con chocolate en la playa es porque no soy la chica indicada para el helado bañado con chocolate en la playa. ¿Simplemente no va conmigo, y esa es toda la explicación?
La vendedora me espera del otro lado del probador. Tiene muchas cosas para decirme. Me va a ofrecer bombachas que hagan juego, me voy a rehusar a ellas. Me va a insistir, no voy a saber qué decirle.

LA VIDA ES MARAVILLOSA


El otro día, en el trabajo, una compañera me pregunto "¿Qué te pasa a vos que estás tan contenta?". Yo respondí sin tiempo para entender si lo que hacía era un chiste, un auto-chiste, ser irónica, espontánea o mentirosa: "Porque la vida es maravillosa".

Después me enojé, me llovió encima figurada y no figuradamente, la que me molestó fue la primera de las dos, la otra dio un buen contexto. Mi afirmación de más temprano fue puesta en duda cruelmente. Siempre así funciona. "Toda comprensión súbita se parece mucho a una aguda incomprensión", dice Clarice.

Prefiero hacerme la tonta y pensar que, hoy, la vida es maravillosa porque tengo escáner.

martes, 12 de febrero de 2013

O

Ornitorrinco
Obnubilación
Olivo
Ojota
Orfebre
Olécranon
Oda
Ocre
Obrero
Omnipresente
Orden
Occipital
Oleaginosa
Ocular
Obsoleto
Ostra
Objeto
Ombre
Okinawa
Ostentar
Ocupar
Ovulo
Oprimido
Otitis
Onomatopeya
Oblicuo
Ocio
Opio
Ostensible
Obediencia
Otario
Oximorón
Oui
Osificación
Oz
Olvido
Osamenta
Otelo
Oasis
Obsceno
Ocelote
Omisión
Ópalo
Orage
Ornamento
Octaedro
Oropel
Oscilación
Otra

FICCION

-Me parece una pelotudez lo que decís.
-¿Te parece?
-Si
-A veces no entiendo si me sobreestimás o me subestimás…
-Lo decís como si no hubiera un término medio.
-¿Lo hay?
-Supongo que trato de ser justo.
-El tema es para qué lado.
-¿Para qué lado qué?
-Para qué lado de la justicia trabajás. 

sábado, 9 de febrero de 2013

ELLA


Tengo tanto que decir de ella, que empiezo con una foto para no atragantarme.

martes, 5 de febrero de 2013

CINCO REVELADORAS PREGUNTAS PARA HACER EN UNA PRIMERA CITA (VERSION 2013)


1) ¿Tenés alguna prenda de vestir salpicada de lavandina?

2) ¿Te gustan las sorpresas?

3) ¿El lila, es un color?

4) ¿Te considerás dotado a la hora de escribir cartas y/o mails? (La insistidora)

5) ¿Palta sí o palta no?

UMBRAL

Le regaba las plantas a mi familia, esa actividad que sólo se realiza en temporada de vacaciones (ajenas). Debería decir les regaba la vegetación. Además de resultar gracioso, resulta mucho más adecuado debido al ecosistema que rodea mi casa materna-paterna.

Dicha casa, mi casa de Burzaco, se halla literalmente rodeada de árboles, enredaderas, plantas, distintos tipos de pastos, arbustos y dos pinos, entendiéndose a los pinos como árboles superiores a los demás debido a su envergadura.

Hallábame regando junto a uno de los pinos, el de adelante, cuando escuché un ruido siniestro. Digo siniestro, en su significado más freudiano: aquello angustiante, espeluznante y espantoso. Fue algo así como un retorcerse cosas, entrechocarse aquellas, refregarse las otras.

No me gustó nada, menos me gustó no poder localizarlo. Pero era allá arriba, en lo alto del pino, donde se gestaba. Y de lo alto del pino cayó. Y con él, cayó el ruido.

No me asustó que estuviera muerto. Sin embargo me paralicé.

No era la primera vez que veía uno, en absoluto. A tantos les dimos santa sepultura en el fondo de la casa. Nos hacíamos las místicas. Les poníamos cruces hechas con palitos, con piedras, un nombre ficticio grabado en la tierra, les llevábamos flores a su tumba de plumas.

Pero a este, no podía ni mirarlo.
¿Por qué?
Presumía a esa bola amarilla y peluda retorciéndose, casi truculenta. 

Era el umbral. Detectar aún un movimiento de sus patitas sin terminar. Un espasmo. La muerte es triste pero tranquiliza. Anula la esperanza y la responsabilidad. No saberlo ni vivo ni muerto, eso me asustaba.

jueves, 31 de enero de 2013

MINISTRO RIVADAVIA, FRENTE AL POLIDEPORTIVO

"ACOSTA GATO SINDICAL DE LOS GILES"

Yo no sé quién es Acosta, si será cierto o no, pero que insulto contundente.

LA PREGUNTA DEL DIA

¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que el contexto lo es todo?

PRESUPONERd

Ella le dice: "Estaba hablando con Viviana".
Él pregunta: "¿Quién es Viviana?".
Ella responde: "Viviana, mi amiga".
Así, confirmo la incipiente relación entre ellos.
Más adelante, ella: "...mientras escuchaba Sweet Candy" no sé qué (me parece un nombre muy posible para una banda de esas).
Nuevamente él indaga: "¿Qué es eso?"
Ella, casi sorprendida: "¡Electrónica!".
Así, confirmo la diferencia de edad entre ellos. 

HACERSE LA MEDIOCRE

No suelo ver series. Menos verlas completas.
No me acostumbro, o me aburro en el medio, o no me sale.
Vi únicamente dos series completas en toda mi vida:
Los Soprano y Six Feet Under.
Los Soprano me gustó toda, de Six Feet odié el final.
Este verano, como pasatiempo, porque no tengo televisión (y, a veces, necesito suplir esa necesidad de ver algo que me haga reír y no pensar demasiado), empecé a ver la serie How I met your mother.
A verla ordenadamente, porque ya había visto algunos capítulos desordenados. Esos primeros capítulos no me habían gustado.
Pero, grave error, me supuse prejuiciosa y le di la chance de ser mirada por mi (ja!).
Grave error, repito.
(ATENCION, si sos un fundamentalista de la serie o si recién arrancás a verla, o si todavía no te diste cuenta de que voy a criticar y contar una parte que se supone debe ser importante, dejá de leer porque esto es un -siempre quise decir esa palabra- SPOILER. Gracias -por lo de spoiler, obvio. La dije otra vez, que bueno)
Grave error, el cual reconozco en la tercera temporada.
Porque, la 2da temporada de How I met you mother termina con una de sus protagonistas viniendo para Argentina.
No sé qué me molesta más.
(Por un instante pensé que así se podría haber llamado mi blog, o que podría abrir un nuevo blog con ese título y esa temática: dos situaciones o cosas o personas dignas de rechazo y una invitación a pensar cuál que las dos es peor. Lo voy a tener en cuenta.)
Decía, que Robin viaja a la Argentina y vuelve para contarlo, al comienzo de la tercera  temporada.
Aunque, en realidad, lo que vuelve es una chica con collares pseudo hippie y trencitas por toda la cabeza, que degustó montones de frutos exóticos en ranchos, que tocó tambores, que practicó windsurf junto a un novio masajista y espiritualmente mersa –y viceversa- que se llama Gael, pero es Enrique Iglesias, que fumó porro a troche y moche, que  anduvo peluda y despreocupada y bronceada, sin corpiño y repleta de arena.
Y acá viene la parte en la que me ¿enojo? y me pregunto: ¿No podían investigar un toque muchachos? ¿Era necesario despilfarrar ignorancia de esa manera?
Y, a continuación, me corrijo: ¿Es realmente necesario que demuestren tan explícitamente que se cagan absolutamente en todo y eso incluye a la idiosincrasia de, no solo el mio, sino de todos los países que no son el suyo propio?
Y, enseguida, me desbarranco: ¿No será que ese mix de exoticidades que desplegaron son una cierta idea que se hacen de Latinoamérica, ese “de nosotros para abajo”? 

Quizás exagero, lo sé.
Dudo entre dejar de verla o hacerme la mediocre.

lunes, 21 de enero de 2013

EL FLAGELO DE LAS MAMAS MASCULINAS

A todos los borro, ya superé esa obsesión.
Pero hay uno de Roberto que me supera:
"Malosetti tiene tetas jaja", dice el mensaje de texto.

EN EL PAIS DE LOS TAXIS BLANCOS Y VERDES

La Luchi, para ganarle anticipadamente me imaginé, trataba de explicarme en código -a lo hermana mayor, como si yo no pudiera apreciarlo- que las cejas de la camarera eran tatuadas y no "como las que te vienen con el cuerpo".
La camarera, la de las cejas verdes, dijo que somos "de risita fácil".

CONFUSION

Me acuerdo
de tu sonrisa
el asiento frío del bondi
las ganas.

Afuera
el mundo era la vida.

DOS COSAS DISTINTAS

De repente
él
sin conocerme
me describe mejor que muchos
que deberían saber quién soy.

¿Será que conocer y saber quién es
el otro
son dos cosas distintas?


RED DE LOCURA ENVASADORA


En mi familia no hay grandes secretos. No tenemos rituales privados  ni códigos internos dignos de mención.
Tampoco es que seamos gente obvia, mucho menos explícita. Tampoco es que nos digamos todo en la cara, ni que hablemos de lo que hay que hablar.
Pero secretos, lo que se dice secretos, rituales que se transfieren sin saber por qué, tradiciones  inamovibles; eso no.
Lo que sí hay es un objeto que nos hermana a todas las mujeres. Lo que sí hay es un objeto que está ligado a una parte esencial de nuestra vida. Un objeto que muta y se permuta.  
No es casual que en mi familia uno de los objetos más valiosos sea aquel cuya particularidad más particular es la de ser un objeto transferible.
Al final, no éramos tan incoherentes.  

(Antes que nada, quiero aclarar  que me asesoré con la página de La Fundación del Español Urgente, cuya recomendación me ha dejado absolutamente tranquila:

18/09/2012 - Recomendación
Táper, adaptación española del anglicismo tupper
En España, con motivo del comienzo del curso escolar y de las dificultades económicas de muchas familias para hacer frente a los gastos de comedor, distintas autoridades han recomendado a sus escolares que se lleven la comida de casa, y en las informaciones relacionadas con esta cuestión se ha podido ver escrita la palabra táper de distintas maneras: tupper, túper, tóper, taper o táper.)

Yo pensaba que era normal tener infinidad de recipientes herméticos, hasta que me di cuenta que en las casas de los demás se guardaba la milanesa así, sobre el plato, se dejaba el fiambre envuelto en el papel gris, se cerraba el paquete de galletitas con una gomita elástica.
En casa había tápers de todos los tamaños y colores. Los que se usaban para una cosa no se mezclaban con los que se usaban para la otra. Perder una tapa era sacrílego. Ponerle la tapa de uno a otro, un error difícil de resarcir.

No recuerdo el momento en el que descubrí de dónde venía todo eso. Por supuesto, quien había ideado esta obsesión macabra era la mente siniestra de mi abuela Amelia. Ahora que lo analizo, todos los indicios lo indicaban:
*obsesión pasajera –aunque en este caso la temporalidad se extendió- hacia una persona o cosa,
*creación de un universo momentáneo, cuyas reglas pasen a regir la vida toda,  
*incitación a formar parte de ese universo, a todas las personas que la rodeaban.

Revisándole los cajones a Amelia podía encontrar verdaderas joyas de la época dorada del táper.
Había extraños portas-todo. Había bizarros pastilleros. Recuerdo uno ínfimo, con una cadenita, que presumo se podría usar de llavero. Yo estaba en esa época en la que las nenas amamos cualquier cosa de la vida real cuyo tamaño fue llevado a una escala liliputiense: no lo diminuto, sino lo empequeñecido.
Estaba el maravilloso escurridor de lechuga, cuyo apogeo alcanza nuestros días. Desparramados, folletos sobre cómo ser una revendedora estrella, la mejor anfitriona. Premiaciones que daban fe de que Amelia había alcanzado ese rango: trofeos de lata y prendedores. 
Es que las anfitrionas (¿existe palabra más forra?) de táper de hace unas décadas, hasta tenían un uniforme y hacían sorteos con regalos. Sus reuniones se debían llamar así, y no meetings, como seguramente ahora se llamen, pero fuera de eso, la historia no ha cambiado. Para muestra basta un botón.

Mi madre enarboló la bandera del táper con entusiasmo. Perfeccionó el universo que Amelia había confeccionado. Ahora que lo analizo, todos los indicios lo indicaban:
*capacidad de organización y prevención,
*enamoramiento hacia el detalle y la simetría,
*sistema renovable de almacenamiento de los dispositivos de almacenamiento.

Silvia llevó la invención de Amelia a otro nivel. Siempre obsesionada con instruirme sobre cómo retirar la tapa y cómo cerrarla porque no todas las tapas son iguales (y tan es así que en la mismísima página de táper te enseñan cómo según el tipo de tapa – sí, no lo creerán, pero enumeran siete tapas distintas, haciendo distinción entre sellos y tapas, esto ya me excede- el sistema de cerramiento varía), sobre cómo cada tamaño aporta nuevas posibilidades de almacenamiento. Fue ella también quien me instruyó en sofisticaciones tales como el aparato para hacer hamburguesas, el que tiene un escurridor abajo para que tu carne no se ahoge en su propia sangre, o el molde para armar empanadas.

El otro día, enumerando las virtudes de uno de los mios, codiciando uno ajeno, o cuidando excesivamente de no rayar con un cuchillo aquel otro, me di cuenta cuan unida estoy a esta red de locura envasadora.  




domingo, 13 de enero de 2013

NULO


Nana 
Necesidad
Ninfa
Nenúfar
Navegar
Nihilismo
Naïf
Nebulosa
Napalm
Nu
Néctar
Narcolepsia
Narrador
Negación 
Naufragio
Níquel
Nostalgia
Necrológica
Nicotina
Neologismo
Narciso
Nube
Nomeolvides
Niñas
Nacimiento
Nuestro
Nitrógeno
Nicaragua
Níspero
Nodriza
Niágara
Nefasto
No
Necio
Nieve
Nardo
Neumático
Numismática
Nervios
Neurótico
Nostradamus
Negligente
Ni
Nunca
Nada
Nombre
Nublado
Noni

sábado, 5 de enero de 2013

EL ENCANTO DE LO INCONCLUSO


XIII

Como dos espejos pegados entre sí: abren nuevos espejos donde se repiten cara-fondo, fondo- cara y, si desafiamos la convexidad, la cara desparece. Así me siento entre Marina y La Típica.
Intento leer. Ellas conversan.
La charla con Marina de la noche anterior me dejó pensando. Se me ocurren varias imágenes comunes que emulan mi situación: el último canapé que nadie se atreve a morder, una media suelta en el fondo del cajón, un lápiz sin punta, un bretel a punto de descocerse. Objetos desconcertantes. Objetos que implican una decisión. Pero estos objetos provocan, pienso. ¿Yo, provoco? Solo a través de los demás puedo ver mi deseo. Vislumbrarlo. Vislumbrar es cuando ves, pero con los ojos entrecerrados, como si hubiera viento o te costara alcanzar lo que está lejos.“A través de la afirmación del deseo ajeno vislumbro mi deseo personal”. Eso. “A través de la negación del deseo ajeno noto la ausencia de mi deseo personal”. Pero en este caso el mecanismo se detiene ahí: solamente la ausencia de deseo, nada para ubicar en ese lugar vacío. Claro. “La afirmación de una cosa siempre es la negación de otra”.
Como si me hubiera escuchado, Marina dice:
- Soy graciosa, pero no soy alegre ni felíz, eso pone incómodas a las personas.
No estaba escuchando la conversación que mantenían, pero comienzo a prestar atención.
La Típica responde:
- Soy solitaria, pero formé una familia. La soledad tampoco es conveniente.
-Ganaste hija de puta.
Marina me mira mirar y aclara:
-Jugamos a las contradicciones. ¿Jugás?